Festejo al fin

Titulares apocalípticos, frases iracundas contra los “antis”, sollozos de pena por el fin de “la
tradición”, etc, etc, etc. Todos recursos aceptados y magnificados por la gran mayoría de medios de comunicación tradicionales cuando se refieren a la decisión de la empresa Citotusa, de suspender la realización de la Feria taurina de Quito “Jesús del Gran Poder”.
Se escuchan frases como la “pérdida de las libertades”, la “represión política” o la “presión violenta de los antitaurinos”; todas estas simples justificaciones fatuas para ocultar lo que ya no se puede más: las corridas de toros son un espectáculo de rechazo mayoritario.

Pero hoy es un día de celebración, y así lo tomamos decenas de personas que esporádica y fervientemente salimos a la calle a reconocer este día como uno de los más importantes para los toros.


¡Qué lejos me quedan ahora los años de protesta dura y amarga! Los días en que por salir a expresar nuestro descontento contra una celebración de tortura a los animales, éramos recibidos por policías quienes con orden expresa de alto mando repartían garrote, amenaza, insulto y golpes a los jóvenes quienes solo pretendíamos defender a un ser vulnerable. Épocas tristes eran, donde amigas y amigos terminaban sangrando en las veredas circundantes o apresados en detenciones de destacamentos policiales.

Y es que eso queda claro. Lo del día de hoy, es un triunfo labrado en los  años, por personas que con mucho esfuerzo y tenacidad se enfrentaron al tremendo mounstruo de “La Tradición” desde hace muchísimo tiempo atrás. A los artistas que en los años ochenta se tomaban veredas y calles para cantarle a la vida y resistir la prepotencia taurina, a los jóvenes muy jóvenes que en los años noventa eran amedrentados y golpeados por la fuerza pública por defender sus ideales, y los grupos de familias e incluso adultos mayores que durante los primeros años del siglo 21, nunca desfallecieron en su objetivo.

Hoy, celebramos a los toros que perecieron de manera trágica y cruenta, y les decimos que su sangre no se derramó en vano. Hoy agradecemos a los defensores que hace décadas atrás colocaron tiempo, esfuerzo y dinero defendiendo a estos seres vulnerables. Hoy, por primera vez en más de 40 años, la voluntad popular se superpuso al interés económico y al sádico placer del espectáculo. Hoy comienza una mejor época para Quito, porque se ha conseguido lo que hasta hace poco era impensable: un año sin la “mejor feria taurina de América”

¡Gracias animalitos, a ustedes les debemos todo!

 
 
 
Nota: todas las fotografías a excepción de la última,  pertenencen a Santiago Andrango.
Anuncios

2 pensamientos en “Festejo al fin

  1. Felicitaciones por el esfuerzo y dedicacion, la mayoria de los Quiteños decidimos y apoyamos la defenza a la vida…..

  2. los toros al igual que una rata, caballo y un pájaro son animales como un perro y un gato porque discriminarlos es mejor amarlos o por lo menos quererlos como ellos al igual que nosotros somos animales .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s