Y ahora ¿por quién votamos?

Muchas personas me han preguntado últimamente sobre la posición de los candidatos en relación a los temas de protección animal, protección de perros y gatos callejeros, inclusive sobre posturas respecto al medio ambiente y ecología. Pero la pregunta más comprometedora que me acaban de hacer hace un par de días y que aún que me deja dubitando por largo rato es:  ¿por quién debemos votar? Y ahí va mi respuesta: por quien crean más conveniente….

Y lo simplista de mi respuesta radica en que considero primero y sobre todo que nadie tiene por qué decir a nadie por quién debe votar o dejar de votar.  La selección de un candidato es un proceso muy personal donde deberíamos como mínimo evaluar la hoja de vida del candidato (algunas están en www.vototransparente.ec) y escuchar sus propuestas detalladamente. Y es que pasa que, aunque pueda sonar contradictorio con la lógica del movimiento animalista, no se debería escoger a un candidato para votar por ella o él por el “simple” hecho de ser animalista (francamente no estoy seguro que ninguno de los candidatos realmente lo sea, y eso no es un problema) o no animalista. Aparte de los animales hay decenas de propuestas que un buen candidato también debería manejar de manera honesta, ética y buscando el bien común.

Sigue leyendo